14 de noviembre de 2007 | Salones
SALÓN DEL AUTOMÓVIL DE LOS ÁNGELES: VOLKSWAGEN SPACE UP! BLUE
SALON DEL AUTOMOVIL DE LOS ANGELES: VOLKSWAGEN SPACE UP! BLUE
VOLKSWAGEN SPACE UP! BLUE


I. Tecnología

Motor y batería eléctricos
Pilas de combustible de alta temperatura

II. Concepto del espacio

III. Diseño

Diseño exterior
Diseño interior
Concepto interior

IV. Interfaz de usuario



EL SPACE UP! BLUE DE VOLKSWAGEN UTILIZA AGUA Y SOL

La propulsión se consigue gracias a un sistema energético formado por las baterías de iones de litio, pila de combustible de alta temperatura y placas solares.

El space up! blue es el tercer concept car que presenta Volkswagen de la “Nueva Pequeña Familia” de la marca


Wolfsburg / Los Angeles, Noviembre de 2007. El space up! blue – que cuenta con cuatro ventanas en el techo – es una reminiscencia del Samba Bus de los años 50, pero más compacto; con sus 3,68 metros de longitud, este concept car contemporáneo es casi medio metro más corto que su ilustre predecesor. Además el “nuevo” no deja de ser una versión retro del “antiguo”. No obstante, las dos furgonetas están emparentadas y esto va más allá de las ventanas en el techo. Por ejemplo, los diseños de ambos vehículos incorporan las puertas de estilo mariposa con bisagras opuestas y el motor en la parte posterior.

I. Tecnología

Motor eléctrico y baterías

Hace 50 años el motor era un boxer situado en la parte posterior; en el nuevo concept car la diferencia es que el motor es eléctrico. La potencia es de 61 cv y gira 10.000 veces por minuto generando un par motor máximo de 120 Nm. La ausencia de emisiones acompaña la energía proveniente de una serie de 12 baterías de iones de litio que cuentan con una capacidad energética total de 12 kilowatios / hora. Con esta motorización, el space up! blue logra una velocidad punta de 120 km/hora y acelera de 0 a 100 en 13,7 segundos.

Cuando utiliza exclusivamente las baterías, la autonomía del motor del space up! blue llega a los 104 kilómetros mientras que en un coche híbrido utilizado únicamente en su función eléctrica con la energía acumulada en la batería, puede recorrer únicamente 2 kilómetros de media. El motor de combustión debe ponerse en marcha antes de cubrir dicha distancia. En consecuencia, el space up! blue representa una aproximación conceptual que va más allá de la tecnología híbrida para propulsar el automóvil solo mediante las baterías. Sin embargo, un requisito previo indispensable para ello son unas baterías de iones de litio que sean duraderas y asequibles, y que además ofrezcan una gran capacidad de carga. Con su ayuda, el transporte puede “electrificarse” –por ejemplo, convirtiendo los motores de combustión en motores eléctricos- de forma gradual y empezando por las grandes ciudades. La infraestructura necesaria pare ello es muy sencilla: ¡tomas de corriente!. Paso a paso los aparcamientos públicos y privados y los garajes deberán estar equipados con “tomas de corriente” para ofrecer capacidad de recarga. Durante la noche, los vehículos como el space up! blue podrán beneficiarse de las tarifas eléctricas más bajas que existen en muchos países para “recargar sus depósitos”. El hecho es que ya a día de hoy, el space up! blue ya podría obtener ventajas a la hora de cubrir recorridos diarios utilizando únicamente la batería, sin la pila de combustible.

Pila de combustible de alta temperatura

La pila de combustible de alta temperatura permite conducir largas distancias sin producir emisiones. Este sistema produce 12 kw de potencia que impulsan el motor eléctrico.

La pila de combustible utiliza hidrógeno (H2) para obtener energía eléctrica. Dos depósitos de seguridad integrados en los bajos, almacenan hasta 3,3 kilogramos de hidrógeno comprimido. Esta cantidad es suficiente para alimentar el motor eléctrico en una distancia de 250 kilómetros. Con las baterías totalmente cargadas y los depósitos de hidrógeno llenos, la autonomía teórica es de 354 kilómetros. Por lo tanto, sería posible desplazarse desde el Salón del Automóvil de Los Ángeles a Santa Bárbara y regresar sin necesidad de recarga. Estas distancias demuestran que los coches equipados con motores eléctricos y pilas de combustible son capaces de afrontar recorridos más allá de los urbanos.

A parte del hecho de que la producción de hidrógeno debería ser suficiente para asegurar el mantenimiento de la energía, existe otro serio problema: todas las pilas de combustible conocidas hasta el momento –las que trabajan a baja temperatura– necesitan una temperatura muy específica de funcionamiento. Si la temperatura sube en exceso, la recuperación de energía se detiene. Este es el motivo por el que todas esas pilas de combustible van acompañados de grandes y complejos sistemas de enfriamiento y humidificación.

Precisamente por esto destaca especialmente la pila de combustible de alta temperatura diseñada por Volkswagen, que elimina las numerosas desventajas de sus predecesoras. Una nueva membrana de alta temperatura y los electrodos especialmente diseñados para ella conforman una pila de combustible con un sistema más compacto, barato y eficiente tal como muestra el concept car space up! blue.

Trabajando junto a los electrodos diseñados a su medida, la membrana de alta temperatura puede llegar a los 160º mientras que la media de funcionamiento se sitúa en los 120º y todo ello sin necesitar de una humidificación suplementaria. Por lo tanto, y contrariamente a lo que sucede con la LTFC, basta con aplicar un sistema de refrigeración y gestión mucho más sencillo. Esto reduce las necesidades de espacio, peso y costes significativamente.

II. Concepto espacial

Al igual que el up! y el space up!, el space up! blue es otra muestra del máximo aprovechamiento del espacio. En tan solo una longitud de 3,68 metros, una altura de 1,56 y una anchura de 1,63, ofrece el espacio de un vehículo considerablemente mayor. El inteligente concepto espacial del space up! blue, se debe en gran parte al diseño de la unidad motriz. Su motor eléctrico que no produce emisiones está situado como en el Beetle o el Bulli, en la parte trasera. También en dicha sección y más exactamente bajo el asiento posterior, están situada las baterías de iones de litio. La pila de combustible está situada en la parte delantera del coche.

III. Diseño exterior

El diseño exterior del space up! blue está deliberadamente adornado con algunos elementos estilísticos del legendario Samba Bus de los 50. Kalus Bischoff, Director de Diseño de Volkwagen comenta: “El Samba Bus nos inspiró de forma significativa a la hora de diseñar el space up! blue. Este modelo es especialmente querido y recordado en los Estados Unidos y aún en la actualidad se ve como símbolo de libertad a la vez que una parte de la identidad de Volkswagen. Lo que le proporciona la imagen característica, son las ventanas en la zona del techo, las superficies lisas y equilibradas y los gráficos distintivos. Todo ello da forma un rostro con alma. Estos elementos estilísticos se aplicaron al space up! blue. Se puede decir que este diseño homenajea a los conductores de Volkswagen de los Estados Unidos”.

Al mismo tiempo, el space up! blue es el tercer modelo en llegar a forma parte de la “Nueva Pequeña Familia”. Los tres modelos comparten la misma filosofía de diseño y se caracterizan por tener un lenguaje formal siempre y claro lo que también es común al Samba Bus. Los diseñadores evitaron a conciencia todos los detalles superfluos. Como resultado, el space up! blue muestra también una nueva armonía entre la configuración técnica y el diseño emotivo.

El color escogido para el exterior space up! blue es un tono champagne frío llamado “Waterbone”. El techo se distingue por estar pintado en blanco a imagen del Samba Bus, las ventanas panorámicas integradas a sus lados y el panel solar.

Frontal: El frontal de los miembros de la “Nueva Pequeña Familia” se distingue por los faros que siguen una línea diagonal hacia adentro. Entre ellos están las tomas de aire integradas horizontalmente (minimizando la apertura optimiza la aerodinámica), el logo VW en el capó (como único elemento cromado exterior) y el parachoques de superficie lisa con un segmento inferior.

Perfil lateral: En sus lados, este concept car muestra, al igual que el Samba Bus una larga zona de ventanas, las ventanas adicionales del techo y un claro y robusto pilar C cuya forma es la típica de Volkswagen. El pilar A se sitúa alejado por delante.

El espacio entre los pilares A y C se llena con las puertas de estilo mariposa con bisagras opuestas. Ambas puertas se abren mediante las manetas situadas en la posición imaginaria de los pilares B. Como las puertas se abren de forma opuesta y se extiende hasta muy cerca de los pasos de rueda, los cuatro asientos cuentan con una accesibilidad excepcional. Los pasos de rueda albergan un elemento clave, las grandes y seguras ruedas de 18 pulgadas equipadas con neumáticos, de baja resistencia a la rodadura, de 165/50. La zona delantera desde el eje hasta la parte más externa del parachoques mide únicamente 53 milímetros; en la parte posterior, 59. El resultado son unas proporciones equilibradas y llamativas.

Parte trasera: Los elementos de diseño de la parte trasera son también inequívocos. Tomemos como ejemplo la puerta trasera: ocupa prácticamente toda la superficie del coche sobre el parachoques. De forma similar al pequeño y compacto up!, la puerta dividida en 1/3 y 2/3 es de material transparente que lleva integradas las luces posteriores. Totalmente abierta, dicha puerta ofrece una anchura de carga de 101 centímetros. El parachoques fue diseñado siguiendo las pautas del frontal. Gracias al ancho de vía de 1,42 metros, el perfil alinea las ruedas con los pasos de las mismas. El efecto logrado es que todo el vehículo de 1¿63 de ancho parece que consista en ejes, neumáticos y llantas. Lo único que sobresale de su silueta son los espejos retrovisores redondeados.

Diseño interior

Los diseñadores de Volkswagen buscaron nuevas vías para el interior. El compartimento de los pasajeros y el exterior, muestran una cuidada coordinación cromática. Los tonos de color arena crean una atmósfera plácida y se combinan con elementos en blanco y otros transparentes en naranja. La combinación de todos los colores, añadida a formas y características de los distintos elementos, crea un interior cálido y de alta tecnología.

Pero lo más sorprendente es la utilización de materiales usados ya que muchas de sus superficies han sido fabricadas con materiales reciclados. Se ha creado un material más técnico y noble. El panel de instrumentos y los revestimientos de las puertas son de plástico orgánico (biopolímeros). Este material compuesto, está hecho con madera, plásticos y aditivos mezclados y fue aplicado directamente al diseño interior.

Concepto interior

El space up! blue es un verdadero cuatro plazas y resulta extremadamente confortable incluso en trayectos largos. Esto se consigue en gran parte gracias a los cojines de los cuatro asientos fabricados en espuma porosa que se adapta automáticamente a cada anatomía. Además, la posición es alta, lo que la hace más confortable. Pese a contar con un grupo de motores mayor, no se han hecho concesiones en cuanto al espacio en comparación con las versiones impulsadas por motores “normales” de combustión interna: la altura interior (medida entre el asiento y la parte más alta del coche) es de algo más de un metro delante y de un metro detrás.

Todos los asientos excepto el del conductor pueden plegarse y extraerse. Si los asientos están “únicamente” plegados, se crea una zona de carga de 1.005 litros. Con cuatro personas a bordo, la capacidad hasta la altura de la ventana es de 220 litros.

IV. Interfaz del usuario

Como la posición de conducción fue concebida como un módulo a aplicar en todos los miembros de la “Nueva Pequeña Familia”, la misma fue realizada como la de los concept car presentados en Frankfurt y Tokio con pequeñas modificaciones. El panel de instrumentos lo muestra todo con claridad: concretamente, el space up! blue cuenta con dos monitores centrales. En la posición de conducción está el de 8 pulgadas que muestra informaciones como la velocidad, la carga de las baterías o el volumen y densidad del hidrógeno. En la parte central, otro monitor, de 7 pulgadas muestra como funcionarán las futuras interfaces. Todas las funciones se controlan mediante una pantalla táctil que, utilizando sensores de proximidad, también reacciona ante gestos como algunos movimientos específicos de la mano.

El menú se ha retitulado y reorganizado para que su uso resulte muy intuitivo, y se pueda utilizar el sistema sin necesidad de tener formación en informática. Quienes lo han desarrollado, diferenciaron intencionadamente los niveles de control e imagen. En la pantalla, se muestra permanentemente una barra de herramientas con el control del climatizador y el audio. Otras funciones avanzadas como la navegación, el teléfono, la radio, Internet, imágenes, películas, etc., están incluidas en una función que se conoce internamente como el “carrusel del menú principal”, una especie de carrusel virtual. Consta de los iconos de las distintas funciones del sistema (teléfono, navegación, etc.). Cuando el usuario, toca el “carrusel del menú principal” puede hacerlo rotar mediante la pantalla táctil. Visualmente, este control es tan espectacular como intuitivo. Cuando la función deseada aparece en el carrusel del menú principal – el teléfono por ejemplo- el usuario debe únicamente mover su mano hacia la pantalla para desplegar el menú del teléfono gracias a la utilización de la tecnología del sensor de proximidad. Tal como sucede en los otros dos miembros de la “Nueva Pequeña Familia”, el nuevo tipo de controles es divertido, fácil de entender en cualquier entorno cultural y muy seguro. Esto es precisamente, algo característico de Volkswagen.